Enfermedades

Ocho normas básicas para preservar la salud de sus riñones

El Día Mundial del Riñón se celebra con el fin de sensibilizar a la población general de la importancia de la enfermedad renal crónica, un problema de salud en aumento pues está estrechamente relacionado con la diabetes y la hipertensión.

La diabetes es la principal causa de insuficiencia renal en el mundo desarrollado y representa aproximadamente un 35-40% de los nuevos casos de insuficiencia renal cada año.

A lo largo de la vida, alrededor de un 50% de las personas con diabetes tipo 1 desarrolla microalbuminuria – presencia de la proteína albúmina en la orina, lo que es un indicador de deterioro de la función renal.

La mejor manera de detectar el problema es el análisis de orina en busca de proteínas, que normalmente no deberían estar presentes, como la albúmina. Es recomendable que toda persona con diabetes se someta cada año a un análisis de orina en busca de albuminuria.

Existen pruebas concluyentes de que unos buenos niveles de glucosa en sangre pueden reducir de modo importante el riesgo de desarrollar complicaciones y frenar su progresión en todos los tipos de diabetes. El control de la hipertensión arterial y los niveles elevados de grasas en la sangre (hiperlipidemia) es también muy importante.

Dado que la diabetes y la hipertensión son enfermedades cada vez más prevalentes y que están estrechamente relacionadas con el desarrollo de insuficiencia renal, es altamente recomendable que cualquier persona se tome regularmente la tensión arterial y se someta a unos análisis de glucemia como medidas de prevención.

Las ocho reglas de oro para cuidar la salud de los riñones:

1. Manténgase activo. La actividad física mantiene baja su presión arterial y reduce el riesgo de insuficiencia renal crónica.

2. Controle sus niveles de azúcar en sangre. Cerca de la mitad de las personas diabéticas acaban teniendo insuficiencia renal. El daño renal provocado por la diabetes puede ser reducido o evitado si se controla a tiempo.

3. Controle su presión arterial. Mucha gente es consciente de que la hipertensión puede causar un infarto o un ictus, pero pocos saben que también es una causa común de insuficiencia renal.

4. Siga una dieta saludable. Esto previene diabetes, patologías cardíacas y otras enfermedades asociadas a la insuficiencia renal.

5. Reduzca la ingesta de sal. Intente limitar todo lo posible el consumo de alimentos precocinados, que suelen tener niveles muy elevados de sal.

6. No fume. El consumo de tabaco reduce el flujo sanguíneo a los riñones, lo cual daña su capacidad de funcionamiento. El tabaquismo también aumenta el riesgo de cáncer de riñón en un 50% aproximadamente.

7. Reduzca en lo posible el consumo de ibuprofeno y de otros fármacos anti inflamatorios. El consumo regular de estos fármacos para combatir el dolor producido por enfermedades crónicas como la artritis o la migraña puede provocar daños al riñón.

8. Visite regularmente al nefrólogo si tiene uno o más factores de riesgo (hipertensión, tabaquismo, diabetes, obesidad).

Enlaces de interés:

12 de marzo de 2015: World Kidney Day 2015. El 12 de marzo, invitamos a todo el mundo a beber un vaso de agua para recordar sus riñones. Se trata de un gesto simbólico para recordar que los riñones son unos órganos vitales que deben ser cuidados y para concienciar a la gente de la necesidad de tener estilos de vida saludables. 

Sociedad Española de Nefrología (SEN).

European Renal Association (ERA).

Imprimir el artículo